Viaje a Saariselkä

Publicado: marzo 25, 2012 en Viajes
Etiquetas:, , , , , , ,

Todavía siendo Marzo y por tanto invierno por estos lares, hemos hecho una escapadita a Laponia con la esperanza de ver las famosas luces del norte (aunque el mes óptimo hubiera sido Febrero) y disfrutar de unas cuantas actividades en la nieve. El viaje ha sido corto pero intenso y en tan sólo 3 días hemos podido disfrutar de una verdadera experiencia “lapona” con renos, huskies, caidas varias en la nieve, sauna, naturaleza, aurora boreal…

Fuimos a un pueblecito al norte de Finlandia llamado Saariselkä que nos recomendaron. El primer día fuimos de paseo en snowmobile durante el cual pudimos observar la naturaleza que rodea Saariselkä. Me llamó la atención lo jóvenes que son los árboles en esa zona. Se nota que gran parte de la economía de Finlandia se basa en la madera. El “paseillo” tuvo también un pequeño percance que afortunadamente no deribó en nada grave.
Yo y mi acompañante volcamos de la moto con la mala suerte que el aparato cayó encima de mi pie. La verdad es que fue bastante doloroso pero misteriosamente no me hice nada, todo quedó en un susto y bueno, un moratón. Lo cierto es que estas motos no son ningún juguete y hay que tener cuidado ya que es muy fácil volcar. El guía que nos acompañaba enseguida me dijo que tenían un médico disponible por si acaso.

La primera noche ya pudimos observar las famosas luces de colores que decoran los cielos del norte de Europa. Es necesario trasnochar y estar atento ya que igual pueden aparecer a las 11 o 12 de la noche que a las 3 de la madrugada. En esta ocasión fueron más blancas que azules o verdes y cambiaban de forma muy rápida. Es un espéctaculo digno de ver. Me pregunto qué pensarían nuestros antepasados al ver esta exhibición casi mágica: probablemente que algo divino estaría detrás.

Al día siguiente fuimos en trineo con los huskies. Son unos perros superdivertidos e hiperactivos, no pueden estar un minuto quietos y el ruido que arman con los ladridos es ensordecedor. La experiencia estuvo muy bien y, cómo no, nos caimos de nuevo, aunque no tuvo mayor importancia. Tengo la teoría de que la nieve y las 20 capas de ropa que llevas encima amortiguan bastante.

En cuanto a nuestro alojamiento, tuvimos la típica cabaña de campo, íntegramente de madera y acogedora. Un poco escasa en luz quizá. Tenía de todo incluyendo sauna, de que la que hicimos buen uso, aunque como es habitual en estos casos, justo el último día descubres cómo ponerla apropiadamente.

En la zona había varios restaurantes con comida típica: carne de reno, frutos del bosque… Yo me abstuve de probar la carne aunque una amiga dijo que estaba muy buena. En ocasiones la cantidad que te ponen en el plato no se corresponde con el precio…asi que hay que tener un poco de cuidado con lo que se pide y preguntar.

El último día fuimos a una especie de tobogán gigante (no recuerdo el nombre) que aprovechaba la ladera de un monte para servir de pista de esquí, rampa para trineos..etc. Algo tan sencillo como deslizarse en la nieve puede ser muuuy divertido. En definitiva, nuestra experiencia fue muy positiva, asi que recomiendo el viaje a aquellos que se lo estén planteado.  🙂

Y para terminar aquí unas fotos de la Aurora Boreal, la calidad no es muy buena y no se aprecia de verdad lo impresionante que era, esto hay que verlo en persona, pero bueno, más o menos os podéis hacer una idea!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s